miércoles, 27 de febrero de 2008

ENSAYO SOBRE APRENDIZAJE AUTÓNOMO

EL APRENDIZAJE: UNA NECESIDAD PARA TODA LA VIDA

Vive como si fueras a morir mañana,
aprende como si fueras a vivir siempre.
Mahatma Gahndi

El presente ensayo ha sido realizado con el objetivo de analizar de qué manera se desarrolla el aprendizaje en el ser humano, y más específicamente el aprendizaje autónomo, autor de diversas críticas por el gremio estudiantil. Espero que al terminarlo de leer puedan tener una idea clara de los beneficios que tiene este mecanismo de aprendizaje y puedan pensar un poco si en realidad merece tanto desprestigio y crítica.

En principio, aprender supone la idea de recibir o asimilar conocimientos, siendo ésta una actividad que es inherente y consustancial en el ser humano. Hay que aclarar que el aprendizaje es un proceso y no un producto o resultado final, por lo cual diría que los hombres nunca dejamos de aprender; hay que dejar de lado aquella idea que sugería que esta actividad de adquirir conocimiento, habilidades, actitudes o valores, a través del estudio, la experiencia o la enseñanza, era propia de una época determinada de la vida: la infancia y la juventud; no podemos suponer que en un mundo globalizado, que cambia y se desarrolla rápidamente no se produzcan nuevas técnicas, nuevos resultados, nuevos productos que entran en nuestras vidas y es necesario empezar a utilizarlos. Día tras día podemos adquirir una nueva visión de las cosas y asimilar lo novedoso, lo que permite relacionar los conocimientos ya aprendidos con los nuevos adquiridos, de tal manera que se pueda construir un nuevo conocimiento más ampliado y estructurado. Hay que aprender que de cada día se aprende algo.

Siendo nuestra sociedad actual una sociedad que cambia continuamente, el aprender se llega a constituir en el ser humano como una necesidad que le permite aplicar sus conocimientos en su entorno y en diferentes contextos. Una necesidad que no cesa y que puede definirse como un aprendizaje permanente, continuo y de toda la vida. Además, el ser humano de por si, es muy curioso y se cuestiona sobre todo aquello que es desconocido para él y por tanto siempre quiere ir en busca de nuevas experiencias que le ayuden a formarse intelectualmente, de esta manera podemos ser catalogados como seres empíricos y racionales que buscamos explicaciones a nuestros propios cuestionamientos.

Pero hay que diferenciar ahora dos clases de aprendizaje: el aprendizaje autónomo y el aprendizaje supervisado. El aprendizaje autónomo quiere decir que es un aprendizaje realizado con una motivación, unos contenidos, unas técnicas y una evaluación que proceden de la propia persona que aprende y son realizados por ella. Es así como la responsabilidad, la disciplina, la voluntad y la puntualidad recaen sobre uno mismo y cada uno esta al pendiente de su propio proceso de aprendizaje. Por el contrario el aprendizaje supervisado, se constituye cuando los objetivos, los contenidos, las técnicas de aprendizaje y la evaluación son realizadas por personas externas: profesores o instructores.

Profundizaremos ahora un poco más acerca del aprendizaje autónomo. En primer lugar cualquier persona puede comenzar un aprendizaje autónomo, así como cuando un niño aprende a hablar necesita de supervisión de sus padres para que un día pueda aprender de forma autónoma. Este aprendizaje tiene como ventaja que la persona escoge su propia manera de entender, analizar y aprender las cosas del exterior por los medios que le parezcan convenientes, cómodos o más fáciles. Además le permite interactuar con su entorno, pues un aprendizaje autónomo no puede confundirse con un aprendizaje de uno solo, pues en su aprendizaje existe uno de los caminos más eficaces para aprender: dialogar en equipo, compartir ideas, reflexionar y opinar de manera crítica cada una de las opiniones, es decir, disponer de un feed-back grupal. En síntesis se trata de superar la dependencia en la labor de aprender para colaborar en el desarrollo del saber colectivo. Es un aprendizaje integrador y motivador.

Por otra parte es muy importante que al comenzar un aprendizaje autónomo, el aprendiz tenga fijadas las metas y los objetivos bien claros. Además durante el proceso debe tener en cuenta un factor que es muy importante, el factor tiempo, pues el aprendiz debe saber administrarlo y ordenarlo adecuadamente, de tal manera que pueda desarrollar todas las actividades propuestas y además pueda evaluar los logros obtenidos al finalizar el proceso.

Finalmente, puedo concluir con lo siguiente: parece que estamos destinados a aprender continuamente y durante toda la vida; aprender se ha convertido en una necesidad para nuestra sociedad actual, pues el mundo se encuentra sumido en el cambio y por tanto se hace indispensable un modo de aprendizaje autónomo que permita actualizar nuestros conocimientos por nuestra propia cuenta y así mismo compartirlos y debatirlos conjuntamente con aquellos que nos rodean. Todas las personas debemos llegar a ser capaces de definir nuestros objetivos de aprendizaje en consonancia con nuestros valores y nuestra situación, de desarrollar un plan para alcanzarlos, de aplicar el esfuerzo y voluntad necesarios y de evaluar los resultados de nuestro aprendizaje.

APRENDIZAJE

DEFINICIONES:
· Proceso por medio del cual la persona se apropia del conocimiento, en sus distintas dimensiones: conceptos, procedimientos, actitudes y valores; a través del estudio, la experiencia o la enseñanza.
· Proceso a través del cual se adquieren habilidades, destrezas, conocimientos... como resultado de la experiencia, la instrucción o la observación, el alumno se apropia de los conocimientos que cree convenientes para su aprendizaje.
· Las experiencias, modifican a las personas. Los intercambios con el medio, modifican las conductas. Por lo tanto, las conductas se darán en función de las experiencias del individuo con el medio. Dichos aprendizajes, permite cambios en la forma de pensar, de sentir, de percibir las cosas, producto de los cambios que se producen. Por lo tanto los aprendizajes nos permitirán adaptarnos al entorno, responder a los cambios y responder a las acciones que dichos cambios producen.

CLASIFICACIÓN: El aprendizaje se puede clasificar en:
· Aprendizaje autónomo: quiere decir aprendizaje realizado con una motivación, unos contenidos, unas técnicas y una evaluación que proceden de la propia persona que aprende y son realizados por ella.
· Aprendizaje supervisado: en el que los objetivos, los contenidos, las técnicas de aprendizaje y la evaluación son realizadas por personas externas -profesores o instructores.

ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE: “Proceso mediante el cual el alumno elige, coordina y aplica los procedimientos para conseguir un fin relacionado con el aprendizaje”.

Las estrategias de aprendizaje, son el conjunto de actividades, técnicas y medios que se planifican de acuerdo con las necesidades de la población a la cual van dirigidas, los objetivos que persiguen y la naturaleza de las áreas y cursos, todo esto con la finalidad de hacer más efectivo el proceso de aprendizaje.
Distinción entre técnicas y estrategias:
· Técnicas: actividades especificas que llevan a cabo los alumnos cuando aprenden.: repetición, subrayar, esquemas, realizar preguntas, deducir, inducir, etc. Pueden ser utilizadas de forma mecánica.
· Estrategia: se considera una guía de las acciones que hay seguir. Por tanto, son siempre conscientes e intencionales, dirigidas a un objetivo relacionado con el aprendizaje.

Clasificación de las estrategias: Se han identificado cinco tipos de estrategias generales en el ámbito educativo. Las tres primeras ayudan al alumno a elaborar y organizar los contenidos para que resulte más fácil el aprendizaje (procesar la información), la cuarta está destinada a controlar la actividad mental del alumno para dirigir el aprendizaje y, por último, la quinta está de apoyo al aprendizaje para que éste se produzca en las mejores condiciones posibles.

1. Estrategias de ensayo: Son aquellas que implica la repetición activa de los contenidos (diciendo, escribiendo), o centrarse en partes claves de él. Son ejemplos: Repetir términos en voz alta, reglas mnemotécnicas, copiar el material objeto de aprendizaje, tomar notas literales, el subrayado.
2. Estrategias de elaboración: Implican hacer conexiones entre lo nuevo y lo familiar. Por ejemplo: Parafrasear, resumir, crear analogías, tomar notas no literales, responder preguntas (las incluidas en el texto o las que pueda formularse el alumno), describir como se relaciona la información nueva con el conocimiento existente.
3. Estrategias de organización: Agrupan la información para que sea más fácil recordarla. Implican imponer estructura a los contenidos de aprendizaje, dividiéndolo en partes e identificando relaciones y jerarquías. Incluyen ejemplos como: Resumir un texto, esquema, subrayado, cuadro sinóptico, red semántica, mapa conceptual, árbol ordenado.
4. Estrategias de control de la comprensión. Estas son las estrategias ligadas a la Metacognición. Implican permanecer consciente de lo que se está tratando de lograr, seguir la pista de las estrategias que se usan y del éxito logrado con ellas y adaptar la conducta en concordancia. Entre las estrategias metacognitivas están: la planificación, la regulación y la evaluación.

· Estrategias de planificación: Son aquellas mediante las cuales los alumnos dirigen y controlan su conducta. Son, por tanto, anteriores a que los alumnos realicen ninguna acción. Se llevan acabo actividades como:
Establecer el objetivo y la meta de aprendizaje.
Seleccionar los conocimientos previos que son necesarios para llevarla a cabo.
Descomponer la tarea en pasos sucesivos.
Programar un calendario de ejecución.
Prever el tiempo que se necesita para realizar esa tarea, los recursos que se necesitan.
Seleccionar la estrategia a seguir.
· Estrategias de regulación, dirección y supervisión: Se utilizan durante la ejecución de la tarea. Indican la capacidad que el alumno tiene para seguir el plan trazado y comprobar su eficacia. Se realizan actividades como:
Formularles preguntas.
Seguir el plan trazado.
Ajustar el tiempo y el esfuerzo requerido por la tarea.
· Estrategias de evaluación: Son las encargadas de verificar el proceso de aprendizaje. Se llevan a cabo durante y al final del proceso. Se realizan actividades como:
Revisar los pasos dados.
Valorar si se han conseguido o no los objetivos propuestos.
Evaluar la calidad de los resultados finales.

5. Estrategias de apoyo o afectivas: Estas estrategias, no se dirigen directamente al aprendizaje de los contenidos. La misión fundamental de estas estrategias es mejorar la eficacia del aprendizaje mejorando las condiciones en las que se produce. Incluyen: establecer y mantener la motivación, enfocar la atención, mantener la concentración, manejar la ansiedad, manejar el tiempo de manera efectiva, etc.

Elección de las estrategias: El alumno debe escoger, de entre las de su repertorio, la estrategia de aprendizaje más adecuada en función de varios criterios:

· Los contenidos de aprendizaje (tipo y cantidad): la estrategia utilizada puede variar en función de lo que se tiene que aprender, (datos o hechos, conceptos, etc.), así como de la cantidad de información que debe ser aprendida.
· Los conocimientos previos que tenga sobre el contenido de aprendizaje.
· Las condiciones de aprendizaje: tiempo disponible, la motivación, las ganas de estudiar, etc.
· El tipo de evaluación al que va a ser sometido: en la mayoría de los aprendizajes educativos la finalidad esencial es superar los exámenes; por tanto, será útil saber el tipo de examen al que se va a enfrentar.

Tips:

· Comprensión lectora.
· Identificar y subrayar las ideas principales.
· Hacer resúmenes.
· Expresión escrita y oral.
· Orientación básica en el uso de la atención y de la memoria y en el saber escuchar.
· Estrategias de memorización para recordar vocabulario, definiciones, fórmulas....
· Realización de síntesis y esquemas.
· Estrategias para los exámenes, para aprovechar las clases y para tomar apuntes.
· Realización de mapas conceptuales.
· Estrategias de aprendizaje más especificas de cada materia, (enseñanza explícita de razonamiento, estrategias de resolución de problemas, pensamiento crítico).
· Cómo utilizar la biblioteca.
· Cómo organizar y archivar la información en el estudio.
· Cómo realizar trabajos monográficos y hacer citas bibliográficas.
· Ensayos.
· Exposiciones. Aprender en colaboración.
· Trabajos de investigación y reflexión.
· feed- back grupal: Mesas redondas, foros, debates, conversaciones, trabajos en grupo.
· Responsabilizarse de tareas.

TÉCNICAS DE ESTUDIO: Las técnicas de estudio son un conjunto ordenado de acciones que realiza el estudiante para lograr comprender y memorizar conceptos, principios o hechos de manera permanente. El uso habitual de dichas estrategias permite al estudiante no experimentado aprovechar mejor sus recursos intelectuales y, por lo tanto, mejorar sus resultados académicos.
El estudio, es una estrategia de aprendizaje esencial dentro del proceso educativo de los jóvenes de nuestros días. Lejos de pasar de moda, es una actividad necesaria para complementar otras actividades de aprendizaje como la elaboración de proyectos, el intercambio y contraste de opiniones o la realización de actividades de aplicación. Estudiar significa relacionar lo nuevo con el conocimiento ya integrado y poder recordarlo en el momento oportuno, es decir, comprenderlo y memorizarlo de manera permanente.
Las técnicas de estudio forman parte de las estrategias de aprendizaje que se pueden agrupar en tres grupos: estrategias de organización, estrategias de trabajo en clase y técnicas de estudio y memorización de la información.

APRENDIZAJE AUTÓNOMO: Para que una persona alcance la formación general y la cualificación técnica para su desempeño como ciudadano y profesional es cada más necesario que desarrolle la capacidad de aprendizaje autónomo, porque cada vez sus necesidades de conocimientos son menos resueltas por conocimientos ya existentes y requieren más de la observación, la investigación y la reflexión.
Además, el aprendizaje autónomo es una de las cualidades del liderazgo. Cuando una persona ha alcanzado la maestría en su especialidad, en él y en sus iguales recae la responsabilidad de hacer avanzar su disciplina a través de la observación, la investigación, el desarrollo y la innovación por su cuenta y siempre en discusión con sus colegas.Por otra parte, la autonomía en el aprendizaje proporciona libertad y capacidad crítica, y es, ciertamente, uno de los instrumentos para ganar autonomía y libertad de criterio y de acción como personas, ciudadanos y profesionales.
Sin embargo, el aprendizaje autónomo no es sinónimo de solitario. Antes al contrario, complementa la observación y la reflexión sobre la propia experiencia con la lectura de trabajos de otras personas, conversaciones, trabajo en grupo, cursos formales e informales. El estudiante "autónomo" selecciona las mejores estrategias -las más eficaces y eficientes- para alcanzar sus objetivos de aprendizaje. La autonomía en el aprendizaje no debe caer en el extremo contrario de hacer al individuo protagonista único de su propio aprendizaje. Como dice el adagio, "lo que sabemos, lo sabemos entre todos". Se trata de superar la dependencia en la labor de aprender, para, desde lo mejor que podemos dar de nosotros mismos y desde lo que más nos mueve, colaborar en el desarrollo del saber colectivo. La autonomía en la enseñanza requiere que los estudiantes asuman algunas responsabilidades acerca de su propio aprendizaje, planteando iniciativas en algunas propuestas de tareas.
El aprendizaje con autonomía e independencia da posibilidades de una educación sin la presencia física del docente, sino que puede asesorar, brindar tutoría, mediante guías de trabajo, aclaración de dudas, evacuación de consultas, mediante la forma no presencial, lo que posibilitó y dio desarrollo a la educación a distancia.
El gran avance del aprendizaje autónomo es que el alumno, puede realizar sus estudios o su perfeccionamiento, en el espacio y el tiempo de que disponga, según su ritmo de trabajo. Y vale la aclaración de que no son estudiantes aislados, sino estudiantes independientes.
El docente en el aprendizaje es quien asume el rol de mediador en los procesos de enseñanza-aprendizaje, y no sólo instructor de contenidos conceptuales, debe poseer un perfil de orientador de procesos de formación integral del alumnado.
Fijar las metas es el primer paso para dirigir nuestra vida y nuestro aprendizaje. Algunas de esas metas pueden venir de otras personas, pero siempre deben ser interiorizadas y asumidas de verdad para que surtan su efecto director sobre nuestra conducta.
Administrar nuestro tiempo es cuidar de nuestro principal recurso. Organizar el tiempo supone asignarlo adecuadamente a las distintas tareas que hemos determinado y a los diferentes roles en los que nos desempeñamos. Para ello existen una serie de herramientas:

· la lista de tareas.
· la agenda.
· los proyectos. El proyecto personal.
· las planificaciones.

Aprendizaje significativo: Básicamente está referido a utilizar los conocimientos previos del alumno para construir un nuevo aprendizaje. El maestro se convierte sólo en el mediador entre los conocimientos y los alumnos, ya no es él el que simplemente los imparte, sino que los alumnos participan en lo que aprenden, pero para lograr la participación del alumno se deben crear estrategias que permitan que el alumno se halle dispuesto y motivado para aprender. Gracias a la motivación que pueda alcanzar el maestro el alumno almacenará el conocimiento impartido y lo hallará significativo o sea importante y relevante en su vida diaria. EL APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO es el resultado de la interacción de los conocimientos previos y los conocimientos nuevos y de su adaptación al contexto, y que además va a ser funcional en determinado momento de la vida del individuo.